in

Quevedo queda como ídolo generacional en su ultimo concierto.

Quevedo no se mostró como un artista poderoso en el escenario, de esos que han nacido para dominar a las masas. Su carisma viene de otro lado, de lo que transmite: un chico que andaba trasteando en su casa con un ordenador y un micrófono y que pegó el pelotazo de su vida en poco tiempo. Un chaval sencillo y humilde. También ellos pueden conseguir el cielo.

En la primera parte del concierto sonaron Yankee, Sin señal, Dame o Cuéntale. Entre la gente se vio una pancarta donde se leía: “Quevedo, hasta Lorca te escucharía”. Salvo excepciones, las letras del canario se dividen en dos grupos: las de chico enamorado y las que muestran los sinsabores de pasar de cero a cien en poco tiempo. Un ejemplo de este último grupo: “Buscando dónde respirar bien. / O que me entienda alguien. / Caras conocidas, muchas. / Pero amigos, nadie”, canta en Sin señal.

Para la parte final dejó sus temas más conocidos: El tonto, Cayó la noche, Playa del inglés Columbia. Cerró los 60 minutos de concierto con la celebérrima Session 52. No hubo nadie que no cantara eso de: “Quéeeeeeedate, que las noches sin ti duelen”. El chico sigue demostrado su contundente tirón.

 

Jhayco y Peso Pluma colaboran en el éxito de reguetón “Ex-Special”.

Karol G es acusada de incluir mensajes satánicos en sus canciones